Patient experience and Co-Creation in Health

Co-creating patient experience in health, pharma and wellbeing

La democracia abierta – la hora de los ciudadanos

2 comentarios


TorrelodonesAnte la gravedad de los acontecimientos en España por una vez entraré a tratar temas políticos. Este es un blog profesional centrado en innovación abierta y co-creación, así que abordaré unas primeras ideas de cambio desde esta óptica. La idea es que la regeneración política de este país sólo puede venir de los ciudadanos y que hay experiencias en Islandia y Finlandia que permiten vislumbrar nuevos modelos de democracia y la llegada de otro tipo de personas al poder.

¿Por qué no se puede regenerar la política española desde dentro del sistema partidos actual? Como todo el sistema está sufriendo una gran merma de credibilidad, quiero distinguir entre lo que son las instituciones y lo que son los partidos políticos que las ocupan o las vician (véase poder judicial). La corrupción de los partidos ha generado una gran desconfianza en las instituciones. No obstante, creo que la Constitución de 1978 y el sistema parlamentario siguen siendo válidos, así como la existencia de instituciones como los tribunales de justicia, de cuentas y constitucional. Que la arquitectura de estas instituciones y su diseño territorial sean correctas y deban ser reformadas es otra cosa.

Los partidos políticos dependen demasiado del sistema de financiación que han construido como para que puedan regenerarse desde dentro. No quiero decir que todos los políticos sean corruptos, pero que la diferencia entre lo que ingresan por ayudas púbicas, donaciones legales y militancia y lo que gastan en campañas electorales es demasiado grande como para que no recurran a otras fuentes. Así lo han hecho PP, PSOE y CiU desde los años 80, según sentencias judiciales firmes. De otros partidos -seguro que mi información no es todo lo buena que debiera – no tengo constancia de sentencias judiciales que indiquen que haya un “sistema” de financiación ilegal; eso sí hay numerosos casos locales que salpican también a IU, PNV, Partido Aragonés, etc. Para más información, véase el mapa de la corrupción en España.

Los dirigentes de esos partidos necesariamente trabajan dentro de este marco, a escala estatal, autonómica y municipal, así que son todos conocedores de este sistema y están necesariamente involucrados en el mismo, lo cual describe César Molina mucho mejor que yo en este artículo. Además los partidos no son capaces de captar a gente capacitada para trabajar en ellos y comprometerse con un proyecto, sino que son meras máquinas de ganar elecciones, de manera que atraen a personas que quieren vivir de los puestos que pueden ocupar tras unas elecciones. Para muestra un botón sobre la caída de nivel intelectual y capacidad política en los dos grandes partidos españoles. PP: Manuel Fraga, José María Aznar, Rajoy. En el PSOE, Felipe González, José Borrell, Joaquín Almunia, Rodríguez Zapatero. Y eso sucede, porque los líderes eliminan a los rivales internos capaces y se rodean de los que pueden controlar.

¿Quiénes serán los siguientes? De seguir la tendencia, da miedo pensar en quién puede sustituir a Rajoy y Rubalcaba.

La renovación ciudadana
Esta claro que de los partidos no puede venir ninguna renovación, aunque lo intenten. Sus estructuras y su dependencia de la financiación ilegal lo impiden. ¿Puede venir esa renovación de nuevos partidos como el Partido X? La experiencia de los Piratas en Suecia y en Alemania es desalentadora.

La opción más realista es que el movimiento renovador nazca de los propios ciudadanos. El primer ejemplo lo tenemos en Islandia. En un movimiento sin precedentes, los ciudadanos se organizaron y redactaron vía crowdsourcing en un ejemplo de co-creación su propia constitución. En este post de open democracy podéis leer la interesante experiencia de un ciudadano islandés. En Finlandia los ciudadanos ya pueden co-crear leyes.

Siempre que he trabajado con iniciativas nórdicas de innovación abierta en España el escepticismo ha sido grande; aunque luego hayan resultado. Y en este caso las voces escépticas serán aún más, pero ya en España hay un caso de regeneración ciudadana. Se trata de Torrelodones, donde los ciudadanos ganaron democráticamente el gobierno municipal y en tan sólo un año convirtieron el déficit de la ciudad en superávit. Elena Biurrun es la alcaldesa de Torrelodones y explica que no ha hecho nada extraordinario, más que aplicar el sentido común, prescindir de asesores, coches oficiales, comidas, etc.

Los nuevos líderes de la democracia abierta
¿Quién es Elena Biurrun? Pues una persona profesional, pero no una profesional de la política. Si cada vez más ciudadanos siguen el ejemplo de Torrelodones, pronto aparecerá una nueva generación de líderes que pueden llevar adelante proyectos de democracia abierta como el descrito, pone en marcha open data, para que los datos públicos sean accesibles a todos, así como generar iniciativas legislativas abiertas al estilo nórdico.

Es urgente cambiar la Constitución, organizar el modelo territorial de manera eficaz, respetando todas las identidades, reformar la arquitectura institucional del país, crear una justicia rápida e independiente… es una tarea de años que se puede llevar a cabo con un modelo abierto. ¿Se corromperán estos ciudadanos? Seguramente muchos sí; el poder corrompe y las oportunidades son demasiado golosas. Lo importante es crear un sistema que pueda autodepurarse: Alemania, Francia, Reino Unido y EE.UU. nos enseñan que en Realpolitik el poder de los lobbies y los grandes intereses no se puede soslayar y nos enseñan que la corrupción existe en todos los niveles; pero también nos enseñan que un sistema bien diseñado se auto-regenera y no tiene por qué poner sus instituciones en cuestión cuando aparece un escándalo.

Dar primer paso
El primer paso es el más difícil porque la mayoría de ciudadanos no estamos organizados. Alberto Sicilia sugiere en su famoso blog Principia Marsupia algunas propuestas para crear presión sin tener que organizarse. Yo añadiría que siendo medidas de presión eficaces, hay que organizarse y la forma es seguir el ejemplo de Torrelodones. Tal vez en las grandes urbes no sea posible que un partido de vecinos gane unas elecciones, pero en ciudades de entre 5.000 y 30.000 habitantes desde luego que es posible. Así que ya sabéis, todos los que viváis en ciudades pequeñas…a organizarse. No olvidéis que ciudades como Soria o Teruel tienen ese tamaño y un ayuntamiento de una capital de provincia gobernada por ciudadanos tendría un gran efecto simbólico para lograr masa crítica.

¿Y los que vivimos en ciudades grandes o urbes? Desde luego el 15 M fue una experiencia interesante, pero no logró consolidar el apoyo inicial porque las propuestas acabaron siendo demasiado radicales y la participación tan horizontal que las decisiones no fueron posibles. Por eso, sí creo que la democracia abierta necesita de representación para poder tomar decisiones.

En las ciudades el modelo a seguir es el de los países comunistas. No hay régimen que aguante que todos los domingos un millón de personas se concentren en Sol, la Plaza de Cataluña y el centro de las grandes ciudades. No hacen falta macromanifestaciones. Todos los domingos 15 minutos en el centro bastan. En tres meses no hay régimen. ¿Quién convoca? El 15 M tiene su segunda oportunidad.

PD: ¿os  habéis dado cuenta que la distinción derecha e izquierda ya no importa para afrontar los problemas? Habrá enfoques diferentes y surgirán idelologías nuevas

 

 

 

 

 

 

Autor: Carlos Bezos Daleske

Siento curiosidad por todo lo relacionado con personas y organizaciones, especialmente en salud. Me gusta trabajar con personas y con su capacidad de innovación y co-creación. www.iexp.es I feel very curious about everything related to people and organizations, especially in healthcare. I enjoy working with people and their ability to innovate and co-create. www.iexp.es

2 pensamientos en “La democracia abierta – la hora de los ciudadanos

  1. No: “me gusta”; me encanta! Lo comparto. Nos encontraremos en nuestras plazas.
    Hay que difundirlo a tope.
    Un abrazo!!

    Me gusta

  2. Solo los ciudadanos podemos regenerar el sistema. No será fácil, no será sin esfuerzo, no será sin sacrificio, pero es necesario. Si realmente creemos que la gran lacra de nuestro país, la gran lacra política es la corrupción de nuestro sistema político, ningún ciudadano debería de votar a un partido que incluya en sus listas un imputado; es más, no debería de votar a ningún partido que incluya en sus listas a una persona con comportamientos éticos abiertamente reprochables. Como por ejemplo, alguien que sabemos que no ha podido ser juzgado porque su delito ha prescrito (Ana Mato) o burlo la ley de incompatibilidades mediante una triquiñuela legal ( Elena Salgado, consejera de Endesa Chile a los tres meses de abandonar el cargo) o regularido sus delitos fiscales (Barcenas), o dijo que dimitiría si se demostraba que su partido se había financiado ilegalmente (Duran i Lleida). La ética también debe contar. Puede que sea lícito ser ministro de Hacienda y decretar una amnistía fiscal, pero creo que si de dicha amnistía se aprovecha la empresa de la familia del ministro (léase aquí el partido o el tesorero del partido del ministro), este debería dimitir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s