Patient experience and Co-Creation in Health

Co-creating patient experience in health, pharma and wellbeing

El juramento hipocrático y la experiencia de paciente

Deja un comentario


Tenemos miles de leyes, decenas de cartas de derechos fundamentales y 30 artículos de Declaración Universal de los

La regla de oro se encuentra en todas las religiones, así como en escuelas filosóficas  y éticas

La regla de oro se encuentra en todas las religiones, así como en escuelas filosóficas y éticas

Derechos Humanos y, por supuesto cientos de normas religiosas, morales y éticas. Pero todas ellas pueden ser reducidas a un simple principio: “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti” O expresado en positivo:” trata a los demás como quisieras que te tratasen a ti”.

Esta regla de oro ética, como es conocida, se encuentra entre los egipcios, griegos, romanos; en el cristianismo se expresa en el mandamiento de Jesús: “ama a tu prójimo como a ti mismo”, en el Islam (“desea a tu hermano  lo que deseas para tí mismo; Hadiz de Mahoma), en el budismo, hinduismo y casi todas las religiones, pero también en el humanismo, el existencialismo, la psicología, la economía o antropología.

Hipócrates de Kos

Hipócrates de Kos

Lo que conocemos por experiencia del paciente se basa en la misma lógica subyacente de compasión, empatía y reciprocidad. Su primera expresión escrita en el contexto del cuidado y la salud es el juramento hipocrático. Es cierto que Hipócrates se preocupa aparentemente primero por sus maestros y alumnos y luego por los pacientes (como se puede leer en el juramento original), pero claramente en el espíritu de empatía y reciprocidad.

Fragmento en papiro del juramento hipocrático

Fragmento en papiro del juramento hipocrático

Este mayor peso hacia su gremio se deba posiblemente a que el juramento se dirigía a médicos más que a pacientes y, desde luego sin intenciones modernas de marketing. Pero esta mayor longitud obedece a que es muy claro en lo que respecta a los pacientes, ya que jura ejercer “evitando todo mal y toda injusticia”. No hay necesidad de decir más y en una única frase se resume toda la atención centrada en paciente.

Con el tiempo el juramento hipocrático se ha ido adaptando a los cambiantes contextos históricos y sociales. Por ejemplo, esta versión moderna o la Declaración de Ginebra creada bajo el impacto del horror nazi.

De entre las versiones modernas la que mejor, creo, expresa la reciprocidad con pacientes y parece colocarlos en primer lugar es el escrito por el doctor Louis Cesare Lasagna (en inglés) uno de los padres de la farmacología clínica. Louis

Louis Lasagna, padre de la farmacología clínica y autor de la versión empática del juramento hipocrático

Louis Lasagna, padre de la farmacología clínica y autor de la versión empática del juramento hipocrático

Lasagna puso el énfasis en una visión no paternalista, una visión holística, empática y compasiva de la medicina. Juzgue el lector si este juramento refleja lo que conocemos hoy en día como centricidad de paciente.

“Prometo cumplir, en la medida de mis capacidades y de mi juicio, este pacto.
Respetaré los logros científicos que con tanto esfuerzo han conseguido los médicos sobre cuyos pasos camino, y compartiré gustoso ese conocimiento con aquellos que vengan detrás.
Aplicaré todas las medidas necesarias para el beneficio del enfermo, buscando el equilibrio entre las trampas del sobretratamiento y del nihilismo terapéutico.
Recordaré que la medicina no sólo es ciencia, sino también arte, y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico.
No me avergonzaré de decir “no lo sé”, ni dudaré en consultar a mis colegas de profesión cuando sean necesarias las habilidades de otro para la recuperación del paciente.
Respetaré la privacidad de mis pacientes, pues no me confían sus problemas para que yo los desvele. Debo tener especial cuidado en los asuntos sobre la vida y la muerte. Si tengo la oportunidad de salvar una vida, me sentiré agradecido. Pero es también posible que esté en mi mano asistir a una vida que termina; debo enfrentarme a esta enorme responsabilidad con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad. Por encima de todo, no debo jugar a ser Dios.
Recordaré que no trato una gráfica de fiebre o un crecimiento canceroso, sino a un ser humano enfermo cuya enfermedad puede afectar a su familia y a su estabilidad económica. Si voy a cuidar de manera adecuada a los enfermos, mi responsabilidad incluye estos problemas relacionados.
Intentaré prevenir la enfermedad siempre que pueda, pues la prevención es preferible a la curación.
Recordaré que soy un miembro de la sociedad con obligaciones especiales hacia mis congéneres, los sanos de cuerpo y mente así como los enfermos.
Si no violo este juramento, pueda yo disfrutar de la vida y del arte, ser respetado mientras viva y recordado con afecto después. Actúe yo siempre para conservar las mejores tradiciones de mi profesión, y ojalá pueda experimentar la dicho de curar a aquellos que busquen mi ayuda.”

Autor: Carlos Bezos Daleske

Siento curiosidad por todo lo relacionado con personas y organizaciones, especialmente en salud. Me gusta trabajar con personas y con su capacidad de innovación y co-creación. www.iexp.es I feel very curious about everything related to people and organizations, especially in healthcare. I enjoy working with people and their ability to innovate and co-create. www.iexp.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s