Patient experience and Co-Creation in Health

Co-creating patient experience in health, pharma and wellbeing


Deja un comentario

Trabajar Alma al Público

En un primer momento me detectaron neurisma, pero finalmente lo descartaron, cuando realmente sí lo tenía y estuve cuatro años sin diagnosticar. Gracias a una neuróloga a la que fui, me recomendó que fuera de nuevo a realizarme las pruebas y así llegue afortunadamente a las manos del Dr. Juan Carlos.

Cuando recibí la noticia, me quede en shock, no me lo creía. La persona fue tosca a la hora de decírmelo, me quede bloqueada y pase toda la noche con dolor de cabesan-juan-de-dios-1za. Estaba bloqueada, pensaba en mis hijos, en mi vida…a la mañana siguiente, de repente cambie el diagnostico y empecé de preocuparme a ocuparme.

A partir de ese momento, visite al Dr. Juan Carlos, él me lo explico todo muy bien y me dijo que la operación ponía en riesgo mi vida. La operación se iba a realizar el dos de octubre y todavía quedaba mes y medio para esa fecha. Durante ese tiempo empecé a ver las cosas distintas, comencé a hacer un testamento, un seguro de vida, en definitiva organizando cosas hasta que llegara la fecha del 2 de octubre. En el plano personal, comencé a quedar con personas, a tomar prioridad a las cosas y se me ocurrió escribir una carta de despedida para varias personas y dejarla en la taquilla del trabajo por si finalmente me moría. Sin embargo, cuando empecé a escribir, pensé, ¿y si finalmente no me muero?. Me diagnostique el Síndrome de la Inmortalidad.

Comencé a mirar hacia dentro con miedo, sentía miedo a lo que pudiera pasar, al futuro. Además, sentía tristeza al pensar en momentos felices “pasado”; enfado por lo que era y no debería serlo porque yo no merecía eso. Esto me llevo a la debilidad, tenía en mi cabeza tal “ruido” que me alejaba de la aceptación.

El momento más duro, fue hablar con mi marido. Él lo encajo con serenidad y un llanto profundo. En ese momento me hizo ver que tenía que tratar mi diagnostico de la forma más natural posible.

Somos humanos pero no le prestamos atención al “ser”. Desde el ser, somos amor, San Juan de Dios 2.jpgpresencia, presente…la humanidad es un hilo de conexión entre el ser humano y el ser. Estaba cagada.

El agradecimiento va desde el ser, desde la esencia, no corresponde al resultado. Las cosas son como las interpretamos.

“La vida está para experimentarla y no para sufrir”

 

Extraído por Evelyn Cano de la Conferencia “Trabajar de Alma al Público: Un paso más allá de la profesionalidad y la Experiencia”, testimonio de Dª. Gema Abuin Figueiras. Organizada por el Dpto. de Recursos Humanos del Hospital San Rafael el uno de marzo de 2017.

El resto del programa de marzo también es muy recomendable. Espero que nos veamos allí.